Los PRIMEROS NEGROS eN LAS AMERICAS

La Presencia Africana en la República Dominicana

Ladinos y bozales

Los negros cristianizados mencionados en los documentos de España, La Española, y el resto del imperio español eran conocidos como ladinos, y el vocablo se refería en general a los negros que estaban familiarizados con la lengua, religión y cultura en general de Castilla o Portugal, sea por haber nacido o crecido en esos territorios o por un largo contacto con esas culturas.  Por el contrario, los negros que no tenían familiaridad con las lenguas y culturas ibéricas, típicamente aquellos venidos o traídos directamente de Africa, eran llamados bozales.  Como se indica en otros lugares de este portal, durante los primeros años de la colonización en La Española, la corona de España intentó que solo negros ladinos llegaran a esta colonia, aunque la restricción en la práctica duró relativamente poco.

De enero 1502 nos queda evidencia de por lo menos un negro esclavizado que iba a ser enviado desde Sevilla a La Española con otros dos hombres, presumiblemente libres, para trabajar en la extracción de oro bajo las órdenes de un cuarto individuo quien a su vez estaba bajo contrato como trabajador para un comerciante de Sevilla. [1]  Además el 12 de septiembre del 1502 los monarcas españoles autorizaron al menos dos empleados de la corte real a organizar una flota para llevar aprovisionamientos a los colonizadores establecidos en La Española, permitiendo explícitamente a los organizadores de la expedición incluir ‘as many blacks as they wanted,’ en lo que parece una clara referencia negros esclavizados. [2] Según Carlos Esteban Deive no se sabe si se hizo realmente algún envío de negros esclavizados usando esta licencia en particular, pero el documento constituye la primera licencia real para el pase de esclavos de que se tiene constancia.[3]

Hacia fines de 1502 o comienzos de 1503 ya habia en La Española un número suficientemente grande de negros esclavizados como para comenzar a preocupar al gobernador Ovando respecto a la incapacidad de los colonizadores de evitar que al menos algunos de los esclavos escaparan de su cautiverio.  Como respuesta, Ovando solicitó a la corona que no se llevaran más negros esclavizados a La Española  “because those that existed there had escaped.” (véase Manuscrito No. 007).  Los monarcas parecen haber cumplido con la solicitud por un tiempo, ya que hay una respuesta documentada de su parte, en forma de una orden de 29 de marzo de 1503, en la que prometen detener el envío de negros esclavizados  “on this we will order to proceed as you say”)[4], y por un tiempo, después de la promesa de 1503 de detener la transferencia de esclavos a La Española, parece que el envío se hubiera detenido durante un año y medio aproximadamente.

En febrero de 1504 la Corona reiteró la prohibición. [5]  Y todavía por octubre del 1504 parece no haber habido nuevas autorizaciones para el transporte de “esclavos” a La Española de que tengamos noticia, aunque se conoce al menos un caso en que se autorizó el envío de “esclavos blancos” en una expedición encabezada por […], y el año siguiente la situación cambió. [6] No solamente se comenzó a embarcar negros esclavizados hacia La Española otra vez, sino que algunos de ellos fueron negros bozales) […].[7]  Se entiende que en enero de 1505 una carabela partió hacia La Española llevando 16 esclavos negros destinados a trabajar en las minas de la colonia.[8]

Asimismo el gobernador Ovando parece haber cambiado por entonces de opinión sobre la importación de negros esclavizados. En septiembre se menciona en un documento producido por la corona la solicitud de parte del gobernador del envío de “more black slaves” para trabajar en las minas de oro de la isla.  [9] (véase Manuscrito No. 009). Se dice que de hecho Ovando solicitó al Rey el envío de 20 esclavos adicionales.[10]  

La corona respondió positivamente a la solicitud en septiembre 15, decidiendo enviar un total de cien negros esclavizados, mientras que indicaba explícitamente en la respuesta que a la fecha había ya un número de ellos en La Española, refiriéndose a  “those that are there.” [11] En lo que parece un interés evidente por obtener más oro de la isla, en esta ocasión la corona le ordenó abiertamente al gobernador poner esos que ya estaban en la isla a trabajar en las minas, e incluso que les ofrecieran la manumisión como premio si trabajaban a satisfacción de la corona por un número indeterminado de años, una manera, según Deive, de intentar impedir que se escaparan.[12] (véase Manuscript No. 009).

No está claro si los cien esclavos alguna vez llegaron a La Española, pero parece que al menos entre enero septiembre de 1505 los 20 esclavos solicitados por Ovando pueden haber llegado a la colonia.  En unas comunicaciones de septiembre de septiembre 15 y 16 de 1505 el Rey, dirigiéndose a la Casa de la Contratación, indicó que Ovando informó de haber recibido diecisiete “Black slaves” de la Casa (posiblemente el mismo grupo de esclavos embarcados en enero de ese año y mencionado en el párrafo anterior) y de hecho estaba solicitando más. [13]  En la carta el rey reiteraba su deseo de tener 100 esclavos enviados a la colonia de modo que “all these gather gold for me.” [14] (véase Manuscript No. 009).  Se supone que estos esclavos procedían de la region de Guinea y habían sido comprados en Lisboa. [15]  Si ese fue el caso, como indica Deive, entonces es probable que esos esclavos hayan sido bozales. Otros tres esclavos habían sido supuestamente enviados a Ovando, embarcados en julio 16, 1505, y estos habrían completado los veinte solicitados. [16] 



[1] La fecha exacta es 4 de enero, 1502. CFAAPS, Escribanía de Francisco Segura, 4 de enero de 1502, Oficio IV, Libro1, fo. 21 vto.

[2] CODOIN, XXXI, 132-36. Citado en Carlos Esteban Deive. La esclavitud del negro en Santo Domingo (1492-1844). Vol. 1. Santo Domingo: Museo del Hombre Dominicano, 1980. p. 22.

[3] Pérez de Tudela, 1955, p. 396-397. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 22.

[4] PARES, Portal de Archivos Españoles, Archivo General de Indias, Indiferente General, 418, Libro 1, fo. 101r. CODOIN II, V, 43-52. Citado en Deive, p. 18. Sabemos esto porque los monarcas se refirieron a la solicitud de Ovando en su respuesta a la misma pocos meses después, exactamente el 29 de marzo, 1503. En su comunicación los monarcas le escribieron a Ovando: “en quanto a lo de los negros esclavos que desis que no se enbien alla porque los que alla avian se han huydo, en esto nos manadaremos se faga como lo desys”. Chacón y Calvo, 1929: I, 69-77. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 21.

[5] El 15 de febrero, 1504, el Rey y la Reyna emitieron una orden especificando qué tipos podían o no llevar a La Española los colonos, mencionando explícitamente a los esclavos entre los que se prohibían en el comercio: “que por virtud de esta dicha licencia ninguno pueda llevar nyn sacar de estos nuestros Reynos para la dicha ysla española esclavos nyn guanines nyn cavallos”. PARES, Archivo General de Indias, INDIFERENTE, 418, L.1, Imagen Núm. 249/378.

[6] Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 22. Fuente citada: Saco, 1948, I, 96. Una búsqueda hecha por el CUNY DSI ha localizado el manuscrito en el banco de datos en línea PARES, Archivo General de Indias, INDIFERENTE, 418, L.1, Imagen Núm. 273/378.

[7] La información se refiere a “12 ’bozales’ black slaves of 16 to 25 years of age, bought at El Puerto de Santa María ‘from a from Portugal’, at 21 ducados ‘one with the other.’ The amount paid for them was 94.500 maravedis. These slaves were part of a batch of 17 sent in 1505 to La Española on captain Juan Bermúdez’s ship. The source are the early accounts of shipping and commercial transactions between Seville and La Española as reckoned and recorded by Sancho de Matienzo, first treasurer of the Casa de Contratación de Sevilla. Miguel Angel Ladero Quesada: Las Indias de Castilla en sus primeros años. Cuentas de la Casa de la Contratación (1503-1521), p. 270-271, Item No. 136. Carlos Esteban Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 30 seems to locate the first recorded arrival of bozales in 1511, citing the notification given by the monarch on a decree of June 15 addressed to La Española’s treasurer Miguel de Pasamonte.

[8] Pérez de Tudela, 1955: 386. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 24. Este grupo de 16 esclavos podría ser el mismo que aparece mencionado como uno de 17 en las fuentes primarias citadas por el historiador Ladero Quesada, Las Indias de Castilla en sus primeros años, p. 270-271.

[9] “En lo que dezis que se enbie mas esclavos negros, paresceme que es bien y aun tengo determinado de enviar asta cient esclavos negros para que estos cojan oro para mi”. PARES, Archivo General de Indias, INDIFERENTE, 418,L.1, F.180V-181V—1 Imagen: 1/3.

[10] Pérez de Tudela, 1955: 386. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 23.

[11] PARES, Archivo General de Indias, INDIFERENTE, 418, L.1, f.180v.-181v.

[12] Franco, 1971: 35-36 (citando a Archivo General de Indias, Indiferente, 418, L. 1, F. 180v.). Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol I, p. 24.

[13] Pérez de Tudela, p. 387. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 24. 

[14] PARES, Archivo General de Indias, INDIFERENTE, 418, L.1, Imagen No. 359.

[15] Utrera, 1951, I, 81-82. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 25.

[16] Según un estimado del cronista Bartolomé de Las Casas, hacia 1505 había en la isla ‘up to ten or twelve blacks who belonged to the King, who would have been brought to build the fortress that is above and by the river’s mouth.’ Las Casas, Lib. III, cap. CXXIX, III, 275. Citado en Deive, La esclavitud del negro en Santo Domingo, Vol. I, p. 25.